aliica.jpg

Patrimonio y memoria

La exposición digital "Patrimonio y Memoria" es el resultado de una iniciativa de la Red Distrital de Bibliotecas Públicas - BibloRed y diferentes grupos de ciudadanos interesados por la preservación de su propia historia. El programa se desarrolló, entre 2017 y 2018, con el propósito de que la biblioteca pública fuera un escenario propicio para la participación de la ciudadanía en el ejercicio de recopilar, sistematizar, divulgar y apropiarse de los saberes locales que conforman la memoria y el patrimonio…

// Patrimonio y memoria

La exposición digital "Patrimonio y Memoria" es el resultado de una iniciativa de la Red Distrital de Bibliotecas Públicas - BibloRed y diferentes grupos de ciudadanos interesados por la preservación de su propia historia. El programa se desarrolló, entre 2017 y 2018, con el propósito de que la biblioteca pública fuera un escenario propicio para la participación de la ciudadanía en el ejercicio de recopilar, sistematizar, divulgar y apropiarse de los saberes locales que conforman la memoria y el patrimonio de las comunidades que habitan los barrios de Bogotá.

Desde su experiencia con la cultura escrita, la biblioteca pública busca acercarse a las comunidades con el objetivo de cumplir el papel fundamental de hacer y reconstruir memoria de manera colectiva e integral. Por esto, en 2017 BibloRed convocó a personas, colectivos y organizaciones culturales y sociales para narrar la memoria y el patrimonio de la ciudad desde la cultura escrita y la oralidad. A través de sus programas "Clubes de memoria" y "Crónicas de ciudad" se reflexionó sobre el lugar de la memoria, se promovieron saberes locales y se relataronn historias de vida que ayudaron a construir relatos de ciudad.

¿Por qué hablar de memoria?

La memoria es una práctica social complementaria y en ocasiones contrapuesta a la historia oficial (Le Goff, Jacques, "El orden de la memoria"). Está conformada por los recuerdos e impresiones sobre el pasado de grupos sociales diversos y por las prácticas culturales de su vida cotidiana, con las que se construyen identidades. La memoria también es un proceso colectivo de reconstrucción selectiva del pasado en el que existen presencias y olvidos. Es por esto que no es un objeto anclado en el pasado, sino más bien una práctica viva, que varía de acuerdo con necesidades como el duelo colectivo, el perdón, la celebración y las prácticas y normas sociales, entre otras.

La memoria es, además, un hecho social. Como señalan estudiosos como Maurice Halbwachs: los recuerdos individuales se enmarcan en la pertenencia a un grupo social y solo existen por su relación con la memoria de los otros. De lo anterior surge la necesidad de fomentar los espacios públicos en los que estos procesos sean posibles.

La función de la memoria en la Biblioteca Pública

En el texto de IFLA Commentary on the WSIS Declaration of Principles se plantea que las bibliotecas deben “mantener vivo el conocimiento del pasado y preservar sus manifestaciones para los usuarios del presente y del futuro”.

Como el patrimonio y la memoria son construcciones sociales, las instituciones juegan un papel sustancial en la comunicación, contextualización, interpretación y representación del patrimonio cultural. La inscripción de la biblioteca en este tipo de instituciones, y en la operación de dichas funciones de la memoria, se ha materializado en orientaciones sobre las colecciones locales y en la necesidad de tener espacios físicos destinados para ellas.

Por lo general, las discusiones sobre este tema se limitan a la forma de caracterización y clasificación de los documentos de esta colección. Sin embargo, la discusión sobre los aspectos instrumentales de la colección local carece de reflexiones sobre el escenario de la biblioteca como un espacio público que reactiva la memoria y, por ende, sobre los procesos de identidad y construcción de ciudadanía. En este enfoque tradicional, las personas que se vinculan con las bibliotecas son sujetos pasivos receptores de información, profundizando en la ruptura entre los intereses de los bibliotecarios por ofrecer materiales y los intereses de los usuarios y creadores de contenido cultural.

En un intento por zanjar esta fractura, las nuevas reflexiones sobre las instituciones de la memoria proponen herramientas que permitan a los usuarios la generación de contenidos y la consolidación de un centro de acopio y creatividad más allá de un centro de lectura. Por lo anterior, como institución de la memoria, la biblioteca tiene la función de mantener vivo el conocimiento del pasado y preservar sus manifestaciones para los usuarios del presente y del futuro, propiciando así escenarios de fortalecimiento de las comunidades a través del aprendizaje, el diálogo y el acceso al conocimiento local y global.

| Información

Tags
, , , ,

| Otras Exposiciones

Corpoisaca_Caminos_Agua.jpg

La exposición digital "Patrimonio y Memoria" es el resultado de

Ramirez.jpg

"Los bogotanos del Bogotazo" es un proyecto para recuperar la me